PROFESOR AJEDREZ

Fomentando el estudio y práctica del ajedrez en las escuelas

Wilhelm Steinitz, padre del ajedrez moderno.

avatar Profesor Ajedrez

29 nov. 2015






Se depositan las piezas de ajedrez en un sombrero, se agitan, y desde una altura de dos pies se las deja caer sobre el tablero y ya tenemos una posición a lo Steinitz.
Henry Bird



Durante el siglo XIX, en su mayoría el ajedrez era practicado por acomodados (no siempre) caballeros para quienes era una noble afición, una demostración del ingenio afilado con el que componían epigramas o cortejaban a las damas de sociedad. Era una época de magos que valoraban la imaginación y el arte del ataque y las combinaciones arriesgadas. Se tenía más consideración por quien perdía atacando que por quien ganaba tratando de montar posiciones sólidas.

De entre los magos, el rey indiscutido por mucho tiempo fue Adolf Anderssen, un humilde profesor que fue descubierto por los puzles que enviaba a las revistas de la época. Era tal su fantasía creativa que nos dejó algunas de las partidas más hermosas de la historia, La Siempreviva y la Inmortal donde da jaque mate después de sacrificar la casi mitad de sus fuerzas.

Adolf Anderssen, dueño de una fantasia creativa ilimitada.

Pero el reinado de Andersen tenía que acabar, fue vencido por Morphy y aunque después del retiro de este recuperó su trono, perdió su posición del jugador más fuerte ante Wilhelm Steinitz.

Wilhelm Steinitz nació en el gueto judío de Praga el 17 de mayo de 1836 cuando esta era parte del Imperio Austriaco.
Fue el menor de trece hermanos, empezó a jugar ajedrez a los doce años, pero fue al llegar a Viena a estudiar matemáticas en 1857 que comienza su carrera, mejorando rápidamente hasta llegar a ser campeón de Viena en 1861.

En 1866 venció a Anderssen, y después de su victoria fue considerado como el mejor jugador del mundo. Aun así, esto no significó un cambio en la forma de entender y practicar el ajedrez, Steinitz venció jugando según el estilo de la época.



El ajedrez es gimnasia intelectual. El ajedrez no es para almas tímidas. Una victoria por una combinación errónea, aunque sea espectacular, me llena de horror artístico. El ajedrez es tan inspirador que no creo que un buen jugador sea capaz de tener un mal pensamiento durante el juego.
Wilhelm Steinitz



La revolución del Ajedrez


Por un tiempo, Steinitz reino casi sin oposición, el principal aspirante a destronarlo fue Johannes Zukertort, y aunque también lo venció con el estilo de atacar a toda costa en el que que se considera el primer mundial oficial de ajedrez, empezaban a intuirse cosas nuevas en sus partidas. Lentamente empezó a desarrollar sus ideas. Estudiando, revisando partidas y reflexionando, termino por concluir que una partida no se puede ganar únicamente por desearlo. Se replanteo ideas sobre el ataque, la defensa y la acumulación de ventajas. ¿Por qué algunos ataques funcionaban?, ¿Por qué parecía que algunos ataques fallaban y el contragolpe aplastaba toda posible defensa? ¿Sería que había una lógica que explicaba estas situaciones? Si, fue su respuesta, la evaluación de la posición era la base de cualquier plan con esperanza de éxito. Hasta entonces, muchos ataques solo tuvieron éxito debido a una defensa errada, la ofensiva debía fundamentarse en la acumulación de pequeñas ventajas, la coordinación de las piezas, la estructura de peones y la situación de casillas fuertes y débiles. Con esto, Steinitz fundaba el estilo posicional, la base del ajedrez moderno.
Dió a conocer sus ideas en la obra The Modern Chess Instructor.



Steinitz explicó en una entrevista estos conceptos:

El ataque
Para poder atacar con éxito sobre el enroque, además de poseer superioridad en ese flanco, se debe poseer el control del centro o al menos el centro debe estar bloqueado para que no permita la reacción central del adversario. Un ataque prematuro en un flanco se defiende contraatacando en el centro y viceversa. Un ataque erróneo suele dejar como saldo un debilitamiento de peones fatal en el final.
La defensa
El arte de la defensa es la economía de medios, por eso el mejor defensor es la pieza de menos valor: el peón. Como el peón no puede retroceder, su avance debe ser muy cuidadoso. La imprudencia puede crear debilidades graves y permanentes. Hay que vigilar la estructura de peones durante toda la partida, con vistas al final.


Puso en práctica sus nuevas ideas en el Gran Torneo de Viena de 1873, donde se impuso a rivales de la talla de Anderssen, Paulsen y finalmente Blackburne, llevandose el trofeo y generando un descalabro en la mente de los observadores y jugadores ¿Como erá posible que alguien obtuviera la victoria jugando de forma tan antagónica al estilo de su epoca?. Para muchos era un traidor al alma del ajedrez.





Pero Steinitz sabía que estaba en lo correcto. Y los números terminaron por darle la razón, pues domino el mundo del ajedrez hasta 1894 cuando perdió el titulo frente al aleman Emmanuel Lasker.

El viejo campeón sabía que tarde o temprano sería superado por jugadores mas jovenes, pues debido a sus exitos sus ideas fueron conciezudamente analizadas, estudiadas y absorbidas por las nuevas generaciones de jugadores.

Desgraciadamente nunca fue muy bueno administrando su dinero y su agrio temperamento le granjeó muchos enemigos. Perdió a su esposa y a su hija y despues de perder el titulo paso un tiempo internado en un sanatorio en Rusia. Pero Steinitz era un guerrero nato, se sobreponía a todo y seguia compitiendo, escribiendo e investigando.

Finalmente las tensiones y quebrantos fueron superiores, termino por involucarse en experimentos para usar la electricidad como medio de comunicación con seres sobrenaturales, llegando a afirmar que se comunicaba telepaticamente con Europa y que desafiaba a Dios a jugar ajedrez dandole un peón de ventaja.

El primer campeón oficial del mundo terminó sus días en el Hospital de Manhattan, sin recursos y con pocos amigos. Fallecio el 12 de abril de 1900.





El Legado

Con sus ideas, Steinitz había revolucionado el ajedrez, ya no había vuelta atras, la epoca romantica había sido superada. Las nuevas generaciones sabiendose deudoras y herederas del viejo campeón, las extendierón y profundizarón. Los antiguos caballeros y magos pasaron a ser estudiosos que investigaban cientificamente los fenomenos del tablero.


Fuente : Wikipedia, La tabla de Flandes.